O MANIFESTO DE SÃO PAULO

El manifiesto de Pimp My Carroca es una herramienta de reivindicación construida colectivamente que enfoca en el contexto local de la gestión de residuos sólidos y en las principales demostraciones acerca del tema desde la perspectiva de los recicladores y los especialista en el área

La idea del manifiesto es dar voz a aquellos que nunca la tuvieron y entregarlo a las autoridades locales para “cobrar” las acciones y acompañar los cambios.

El manifiesto de São Paulo, por ejemplo, se entregó al Intendente de la época, Gilberto Kassab, quien dijo que “lo miraría con calma” . Querés conocer el manifiesto de San Pablo? aquí sigue

MANIFESTAMOS

“Si São Paulo aún no se ahogó en sus propios residuos reciclables es porque existe un trabajo, casi invisible, de cerca de 16 mil personas que sobreviven honestamente de la colecta de materiales reciclables con sus carrozas. Y, si existen tantos ciudadanos trabajando en esas condiciones precarias es porque aún faltan oportunidades y falta acción por parte del Poder Público con los residuos sólidos que producimos

Hoy en la ciudad más grande de América Latina, São Paulo, son producidas 18 mil toneladas de residuos a diario y, según datos oficiales, solamente 1,2% es destinado para reciclaje, o sea, un dato que avergüenza en una ciudad tan desarrollada y con tantos recursos para invertir en colecta selectiva.

Ya es hora de reciclar los contratos billonarios y corruptos de limpieza urbana que son mantenidos por los altos impuestos que paga el ciudadano paulistano, que produce en promedio 1,3 kilos de residuos sólidos por día, y que quiere que sus residuos sean recolectados y destinados de una forma más eficiente.

La “basura” continuará siendo un problema, mientras sea encarado por la población y el gobierno como tal. Creemos que la basura, separada y utilizada correctamente es la solución para muchas cuestiones sociales y ambientales. Basta con ver las millares de familias de recicladores que se sustentan hace mas de 50 años e imaginar cuanto han contribuido con el mantenimiento de los recursos naturales y la limpieza de la ciudad.

No creemos que los carros a tracción humana sean la forma adecuada para la recolección y muchos menos que sean la solución. Pero no podemos ignorar su existencia y el importante servicio que prestan a las industrias, municipios y a la comunidad, siendo inconstitucional prohibir la circulación de las mismas en tanto no existan más áreas, estructuras y equipamientos adecuados para un sistema de colecta selectiva eficiente que incluya prioritariamente a los millares de recicladores.

Es con arte, cultura y humor que Pimp My Carroça, una acción colaborativa, independiente y financiada colectivamente, aproxima la población a la realidad de los recicladores

Así, manifestamos:

  • El reconocimiento al reciclador como un agente fundamental en la colecta selectiva municipal, colaborando en la limpieza pública y conservación del medio ambiente;
  • La ampliación, con urgencia, del Programa de Colecta Selectiva Municipal, a través de la inclusión de nuevas organizaciones de recicladores, estructuras adecuadas para la gestión de residuos y             mejores condiciones de trabajo;
  • La implementación inmediata de al menos una central de separación de            residuos en     cada una de las subintendencias de la ciudad de São Paulo;
  • La garantía de libertad de circulación. El Derecho a la Ciudad para  todos los recicladores!
  • La integración de estrategias para el sector que sean enmarcadas en  políticas públicas para que los recicladores sean protagonistas en  el planeamiento y gerenciamiento de sus propios negocios;
  • La contratación y remuneración justa para los recicladores por los servicios prestados, aumentando así la viabilidad económica y  evitando los efectos de la estacionalidad en los precios  garantizando una mejor renta para los trabajadores
  • Inversión en programas de educación ambiental, que estimulen la separación en origen y la donación de los residuos reciclables para los          recicladores, involucrando a la población en la gestión de       residuos en la ciudad e incentivando la adopción de nuevas         prácticas de consumo y descarte.           
  • La participación efectiva de los recicladores en la elaboración del plan     municipal de Residuos Sólidos, así como de toda la sociedad civil  y en la discusión del tema por parte de todas las secretarias  municipales con injerencia en el tema.

Mientras, la sostenibilidad sea un discurso y no una práctica, continuaremos vivenciando campañas y estrategias falsas que redirigen recursos de políticas de residuos para políticas de fachada sin generar resultados efectivos en la reducción de del volumen de residuos en la inclusión y justa remuneración de los recicladores urbanos.”